lunes, 31 de octubre de 2011

los demonios.

Los demonios son ángeles caídos culpables del gran pecado del orgullo. Ellos son la horda del Infierno. Ellos hacen todo el trabajo de Satanás. Ellos nunca mueren; cuando Jesús vuelva otra vez ellos serán echados al lago de fuego para siempre. Los demonios pueden fácilmente apegarse a las personas. A los demonios generacionales les gusta mantenerse en una línea familiar. Algunas veces podemos observar a una familia entera que sufre de los mismos problemas en cada generación. Esto normalmente es causado por demonios generacionales. Los espíritus típicos que las personas "heredan" son: el miedo a la oscuridad, el alcoholismo, lástima de sí mismo, adicción a las drogas, epilepsia, diabetes, rebeldía, orgullo, miedo, insuficiencia, condiciones nerviosas, terquedad, enfermedad mental, y muchas otras. Los demonios pueden poseer a las personas, pueden causar enfermedades, ceguera, mudez, sordera [Mateo 4:23,24; 9:32,33; 12:22; Marcos 9:25]. También pueden causar demencia, manía y suicidio [Mateo 4:23,24; 17:14-21; Marcos 5:1-8; 9:20]; distribuir inmundicia [Lucas 4:36], proliferar o crear lujuria [Juan 8:44; Efesios 2:1-3; 1 Juan 2:15-17] y manifestar fuerza sobrenatural [Marcos 5:18]. Ellos van a tratar que usted les adore a ellos en vez de Jesucristo [Levítico 17:7; Deuteronomio 32:17; 2 Crónicas 1:15; Salmos 106:37; 1 Corintios 10:20; Apocalipsis 9:20]. Ellos engañan, mienten, practican la brujería, difunden falsas doctrinas [1 Timoteo 4:12; 1 Juan 4:1-6; 2 Reyes 22:21-24; 2 Crónicas 33:6; 1 Samuel 18:8-10]. Los demonios oprimen, son celosos, adivinan la suerte, roban, pelean, se posesionan del hombre, viajan e imitan a los muertos [Hechos 10:38; 1 Samuel 16:14; 1 Timoteo 4:1; Mateo 12:43-45; 13:10; Lucas 8:12; Efesios 4:27: 5:10-13; isaías 8:19; Deuteronomio18:11]. Pelean contra los cristianos, llevan enfermedades a aquellos que ellos poseen, influencian a las personas y tienen a los no creyentes de su lado [Efesios 2:1-3; 6:10-18; 1 Timoteo 4:1-5, 2 Pedro 2:10-12; Mateo 12:22; 17:15-18]. Miles de ellos pueden poseer a una sola persona a la misma vez [Marcos 4:1-18; Mateo 12:43-45].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada